Salud

Mantas de peso. ¿Qué son? ¿Ayudan a combatir el insomnio? ¿Para quién están indicadas?

• Bookmarks: 7


Como su propio nombre indica, las mantas pesadas o mantas de peso (weighted blanket en inglés) son mantas cuyo peso es superior al de una manta convencional…

Como su propio nombre indica, las mantas pesadas o mantas de peso (weighted blanket en inglés) son mantas cuyo peso es superior al de una manta convencional o un edredón. Este peso ejerce una presión sobre la persona que lo usa proporcionándole confort, relajación y ayudándole a dormir. De hecho, entre lo beneficios que se atribuyen a las mantas pesadas están combatir el insomnio y reducir el estrés y la ansiedad.

¿Cómo son y cómo funcionan?

Aunque depende de los fabricantes, las mantas pesadas cuentan con un relleno de granos de vidrio tratado, distribuidos de manera homogénea. Este relleno proporciona un peso extra, que suele oscilar entre los cuatro y los 15 kilos. El peso de la manta que elijamos dependerá de nuestro propio peso, pues se recomienda que represente entre un 10 y 15% del peso de la persona o personas que las utilicen. Así, las mantas menos pesadas están indicadas para niños y para los adultos dependerá si duermen solos o acompañados.

El peso extra que proporcionan las weighted blanket ejerce una suave presión sobre el cuerpo de la persona que lo utiliza, que se conoce como la técnica Deep Touch Pressure (DTP). Esta suave presión localizada sobre los músculos produciría unos efectos beneficiosos sobre el sistema nervioso central, muy similar, por ejemplo, al que conseguimos con un abrazo, que ayuda a reducir el cortisol (la hormona responsable del estrés) y aumenta la secreción de serotonina, oxitocina o dopamina, hormonas que nos proporciona sensación de bienestar, relajación… entre otras muchas funciones. Esto se explica porque hay una conexión entre el sentido del tacto y el estado de excitación y calma de nuestro cerebro. La presión actúa sobre el nervio vago, el encargado de relajarnos y, como consecuencia logramos calmar el estrés, la ansiedad, la excitación, relajarnos y sentirnos mejor.

¿Para quién están recomendadas?

Su primera indicación es el insomnio. De hecho, se han hecho varios estudios al respecto. Uno muy reciente, de septiembre de 2020 y llevado a cabo por la Academia Americana de Medicina del Sueño, comprobó que casi el 60% de los pacientes con insomnio logran reducir el cuatro semanas en más de un 50% su ISI (Índice de Severidad del Insomnio) en comparación con el grupo de control. Se trataría, por tanto, de una nueva herramienta que, sin ser infalible, podría ayudar a mejorar la calidad de sueño de millones de personas, y sin necesidad de recurrir a tratamientos farmacológicos, con todo lo que conlleva, “los resultados de este estudio preliminar son realmente esperanzadores para valorar las mantas pesadas como posible opción de tratamiento en pacientes con insomnio. “Cuantas más herramientas terapéuticas tengamos para tratar el insomnio mejor, y quizá podríamos plantearnos que las mantas pesadas puedan ser una de estas alternativas” asegura el Dr.Javier Albares, Director Medicina del Sueño Doctor Albares en el centro médico Teknon.

Según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN) entre un 20% y un 48% de la población adulta sufre en algún momento de su vida dificultad para iniciar o mantener el sueño, dato que han empeorado en el último año debido a los efectos negativos que la pandemia ha provocado sobre el estado de ánimo y la ansiedad de más del 40% de la población en España.

Además de para combatir el insomnio, debido a los efectos positivos que las mantas pesadas ejercer sobre el sistema nervioso central, se cree que su uso podría ser útil para ayudar a personas con algunas patologías o trastornos psiquiátricos o neuropsiquiatricos, aunque lo cierto es que no hay evidencias sólidas sobre ello.

Los trastornos para las personas para que podrían ser útiles encontramos a las afectadas por TDAH (trastorno de déficit de atención e hiperactividad), que suelen tener dificultades para tranquilizarse y autorregularse- y también con personas con problemas de procesamiento sensorial. Este sería el caso también de personas con autismo, pues a menudo están afectados por TDAH, desregulación emocional y problemas de procesamiento sensorial.

En teoría, las personas con alguna de estas tres condiciones podrían beneficiarse de los efectos que las mantas producen sobre el sistema nervioso y podría serles útiles para dormir, reducir la ansiedad que a menudo acompaña a estos trastornos, calmarles en momento de crisis o incluso para aumentar la conciencia corporal del niño. De hecho, aunque sus efectos beneficiosos sobre este tipo de trastornos no tienen la suficiente evidencia científica, es una herramienta utilizada a menudo por terapeutas ocupacionales.

7 recommended
comments icon0 comments
0 notes
24 views
bookmark icon

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *