Madrid y Murcia, las que más crecen mientras Extremadura dispara su deuda

Published 13/05/2019 in Economia

Madrid y Murcia, las que más crecen mientras Extremadura dispara su deuda
Madrid ha crecido casi un 4% de media en los últimos cuatro años – ABC

Canarias es la que lidera la bajada del déficit desde 2015 mientras Valencia destaca por ser la más endeudada y la que menos reduce sus números rojos

Javier Tahiri

@javiertahiri

Las elecciones en doce autonomías que se producirán en un mes –además de las que se acaban de celebrar en Comunidad Valenciana– dan la oportunidad de hacer balance económico de estos cuatro años en cada una de las regiones para evaluar el buen hacer de cada gobierno en cuestión. Pese a que la recuperación ha permitido que todas crezcan y reduzcan el desempleo, a diferencia de la legislatura anterior, la evolución de los últimos cuatro años dibuja comportamientos muy diferentes que ilustra que ha habido una mejora a dos velocidades, además de un ajuste fiscal que varía por barrios.

En el primer campo, Murcia y Madrid fueron las comunidades que más crecieron en estos cuatro años, con un 3,9% y un 3,5% de media cada ejercicio, por encima del 3,1% del conjunto de España. Ambas se beneficiaron de las buenas cifras de turismo de estos años, así como del incremento de la construcción, acompañado del aumento de las exportaciones en el caso de Murcia. Otras regiones que mejoraron el desempeño nacional fueron Castilla-La Mancha, Galicia, Cataluña –las tres con un 3,3%–, así como Baleares, con un 3,1%.

Por el contrario, las comunidades que menos avanzaron en estos cuatro años fueron Extremadura y La Rioja –con un crecimiento medio del 2,2%–, Castilla y León –del 2,4%–, Asturias –del 2,5%– y Aragón – del 2,7%–. De esta forma, mientras las regiones del litoral mediterráneo y Madrid han sido los motores de la recuperación, las comunidades de interior y la cornisa cantábrica estuvieron a la zaga.

Renta por habitante

Si bien se observa cierta convergencia en el PIB per cápita entre la comunidad con mayor actividad –Madrid, con 34.916 euros por cabeza– y la de menor –Extremadura, con 18.174–, esta se ha producido por la reducción de la población en esta última y no tanto por un recorte real de las distancias. Salvo Murcia, Castilla-La Mancha y Galicia, las regiones que más crecieron tienen un PIB per cápita por encima de la media nacional en estos años, por lo que la recuperación de esta legislatura ha tendido a aumentar las distancias entre las regiones de mayor y menor renta.

Una tendencia que también se confirma en las cifras de desempleo. Al observar las cifras de bajada de la tasa de paro, se observa que mientras hay regiones en las que el repunte de la actividad explica su recorte del desempleo, en otras este se produce también por la caída de la población activa. La comunidad que más redujo su desempleo fue Navarra con un 47,7% de reducción, seguida de Castilla-La Mancha, con un 45,1%, mientras que Asturias (-20,9%) y Baleares (-23,5%) fueron las que menos bajaron su desempleo.

Pese a ello, la recuperación no alteró la distancia entre comunidades por su tasa de paro e incluso incrementó las distancias: en marzo de 2015, Andalucía era la región líder en desempleo, con más del doble de paro (un 33,6%) que la región que menos tenía, Navarra (15,6%). Cuatro años más tarde, el liderato y el farolillo rojo, se repiten, pero la distancia entre Navarra (8,19% de paro) y Andalucía (21%) es mayor que en 2015.

Gestión presupuestaria

No obstante, donde se observa la acción directa de los gobiernos autonómicos es en sus finanzas públicas. La recuperación económica y de los ingresos, así como la consolidación fiscal, han permitido que todas las autonomías hayan reducido su déficit y cinco de ellas incluso tengan ahora superávit (Canarias, Navarra, PaísVasco, Galicia yAsturias, las tres primeras con regímenes fiscales distintos a las del resto).

Con estos mimbres, Canarias fue la comunidad que más saneó su posición de 2014 a 2018, un 308% de mejora del déficit que tenía hace cuatro años y que ahora es superávit. De media las comunidades ajustaron estos años sus números rojos un 87%, del 1,66% de 2014 al 0,23% de 2018. Eso sí, entre las rezagadas en 2015 destaca el caso de Extremadura, que pasó de un déficit público del 2,44% en 2015 a alcanzar el equilibrio en 2018, dejando de ser una de las regiones con mayor agujero en sus cuentas.

En el otro lado de la balanza está Comunidad Valenciana, que fue la que menos redujo sus números rojos, un 50%, al 1,3% del PIB que cosechó en 2018, duplicando la meta anual. Junto a Murcia –la otra región que más déficit tiene, con un 1,35%, y que menos redujo su desequilibrio, con una bajada del 54%–, ambas regiones están infrafinanciadas por el modelo autonómico.

Pero hay una diferencia considerable entre ambas y la propia Autoridad Fiscal así lo recordó en su última evaluación de los planes autonómicos, cuando criticó que la región que preside Ximo Puig engordara su gasto a ritmos anuales superiores al 6% en los últimos dos años, creando incluso un nuevo canal de televisión, mientras Murcia solo lo aumentó un 2%.

Las siguientes que menos han reducido el déficit fueron Andalucía (un 73,4% de bajada) y Baleares (un 79,2%), lo que postula que algunas de las comunidades socialistas han hecho un ajuste menor frente a otras regiones.

Extremadura, la que más aumenta la deuda

Eso sí, si Extremadura destaca en la reducción del déficit, no lo hace así al observar la evolución de su deuda. Fue la región que más la aumentó en la última legislatura, con un alza del 28,1% que, pese a todo, la sitúa con un pasivo ligeramente inferior a la media, del 23,7% del PIB frente al 24,5% autonómico. Como la región alcanzó el equilibrio en sus cuentas el año pasado, en los próximos debería ir reduciendo su pasivo. Le sigue Aragón, con un incremento del 19,6% que deja la deuda en el 21,9%. Ambas regiones, curiosamente, fueron amonestadas por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en 2016 por pagar tarde a sus proveedores, problema que solventaron.

En el otro lado del ranking, seis comunidades han reducido su pasivo, siendo la que más ha mejorado Baleares, con una bajada del 7%, seguida de Navarra (con una caída del 6,1%) y País Vasco (del 2,8%). También han aliviado su pasivo Castilla-La Mancha (-2.2%), Galicia (-2,1%) y Canarias (-1,9%). Como fuere, Comunidad Valenciana (con un 41,8% del PIB), Castilla-La Mancha (35,2%) y Cataluña (33,9%) siguen siendo las regiones más endeudadas cuatro años después, mientras que al igual que entonces las más desapalancadas son País Vasco (13,6%) y Madrid (14,6%). En términos absolutos, las regiones que más aumentaron su deuda, íntegramente con el Estado a través de los mecanismos de liquidez, fueron Cataluña –con 14.266 millones más hasta los 78.732– y Comunidad Valenciana, 9.662 millones hasta los 47.084.

Estas cifras de déficit y deuda arrojan qué comunidades han tenido una gestión más prudente estos años, y servirán de base para la futura reforma de la financiación autonómica, que observará como las comunidades han capeado la crisis y la posterior recuperación a la hora de decidir el futuro sistema. Hasta entonces, las urnas esperan.

Print article

Leave a Reply

Please complete required fields