Las víctimas del 17-A denuncian trabas para recibir ayudas

Published 18/08/2019 in Barcelona, Catalunya, Espana

Las víctimas del 17-A denuncian trabas para recibir ayudas
Familiares y víctimas de los atentados, durante el segundo aniversario de la matanza en Barcelona – MARTA DÍAS

Dos años después, decenas de afectados siguen sin ser respaldo de la administración

Algunos han podido pasar página, otros lo siguen intentando y otros no lo superarán nunca. Dos años después de la matanza yihadista que congeló Barcelona y Cambrils en una tarde cálida de agosto, sus víctimas siguen luchando por recuperar la normalidad que ese jueves 17 de agosto de 2017 se vio truncada. Fueron 16 personas fallecidas, otras 137 directamente heridas e incontables ciudadanos que, con mayor o menor afectación, quedaron marcados por los atentados.

El Ministerio del Interior tiene reconocidos hasta el momento a 96 víctimas y ha entregado ayudas además a otras 24 personas por su afectación. Entre unos y otros, se han dado indemnizaciones por valor de 5,2 millones de euros. La Unidad de Atención y Valoración de Afectados por Terrorismo (Uavat), que se formó para ayudar a las víctimas del 17-A, tiene abiertos dos años después decenas de expedientes abiertos sobre la mesa y sigue luchando para poder conseguir ayudas psicológicas para decenas de personas que, aunque vivieron prácticamente desde primera fila la tragedia, no son consideradas víctimas. La citada unidad ha atendido un total de 210 personas, de entre las cuales 117 han realizado trámites con el Ministerio del Interior. Ellos denuncian que el 82% de las solicitudes presentadas se han denegado.

«Hay gente que quedó levemente herida pero que prefirió ir al hotel y marcharse a su país. Ellos no están en ninguno de los listados oficiales», explica a ABC Roberto Manrique, asesor de la unidad. La Uavat está intentando contactar con todos los testigos que aparecen en el auto de procesamiento -29 personas de Alcanar, 126 de las Ramblas, 3 de la zona en que murió Pau Pérez y 12 de Cambrils- para tramitar su reconocimiento, aunque el permiso para solicitarlo ya está más que extinguido.

Hay más casos flagrantes, según la unidad. Ramon, por ejemplo, iba en bus por La Rambla cuando el atropello sucedió y aparece en varios videos asistiendo a víctimas. «Llegó a quitarse la camiseta del Barça que llevaba y a hacer torniquetes. Con el tiempo lo ha revivido todo pero ahora no puede ni intentar pedir la ayuda porque está fuera de plazo», denuncia Manrique.

«Víctimas directas»

«El ‘No estaba en la trayectoria’ es otro de los argumentos para las denegaciones. Dos chicas que estuvieron con un niño canadiense atropellado tienen evidentes consecuencias psicológicas. Pero nos dicen no son consecuencia del atentado…», se lamenta. Lo mismo le ocurre a un quiosquero, cuyo negocio quedó medio destrozado pero él no sufrió ni un rasguño y, por lo tanto, no es víctima directa, solo afectado por daños.

La Uavat, por todo, entiende y exige que es necesaria una revisión de los criterios que se piden a las víctimas para poder ser reconocidas. Desde Interior, por su parte, recuerdan que la Ley de Reconocimiento y Protección Integral a las Víctimas del Terrorismo tiene unos requisitos claros, y avalados por la Audiencia Nacional.

Print article

Leave a Reply

Please complete required fields