Escalofriante parte médico de Mariano de la Viña: el toro le arrancó la femoral y entró en situación cataclísmica

Published 14/10/2019 in Cultura, Toros

Escalofriante parte médico de Mariano de la Viña: el toro le arrancó la femoral y entró en situación cataclísmica
Mariano de la Viña, inerte en la arena – Fabián Simón

El banderillero Mariano de la Viña presenta un «pronóstico muy grave»- Miguel Ángel Perera también sufre una cornada grave de 20 centímetros

Estremece el parte médico de Mariano de la Viña, herido muy grave ayer en Zaragoza. Un auténtico parte de guerra tras ocho horas de operación.

El banderillero Mariano de la Viña, según firma el doctor Carlos Val-Carreres, Cirujano-jefe de la enfermería de la plaza de toros de Zaragoza, presenta las siguientes lesiones: dos heridas por asta de toro y traumatismo craneoencefálico.

Una herida por asta de toro a nivel de triángulo Scarpa derecho con orificio de entrada de 12 centímetros y dos trayectorias, una ascendente de 27 centímetros que arranca la arteria femoral superficial y rompe en su porción distal la arteria iliaca interna. Con rotura de los músculos sartorio y adductor mediano penetrando en espacio retroperitoneal.

Una segunda herida por asta de toro a nivel de la región glútea izquierda con orificio de entrada de 8 centímetros y trayectoria hacia delante de 22 centímetros que penetra por la escotadura ciática alcanzando el espacio situado entre recto y vejiga tras arrancar la arteria iliaca interna izquierda en su origen.

Traumatismo craneoencefálico pendiente de diagnóstico por la imagen. El herido ingresa en la enfermería en situación cataclísmica, inconsciente, con una hemorragia de gran intensidad. Pronóstico muy grave que sí le impide continuar la lidia.

Respecto a Miguel Ángel Perera, el parte médico señala que presenta las siguientes lesiones: herida por asta de toro a nivel de la unión del tercio medio-inferior de la cara posterior del muslo izquierdo con orificio de entrada de 7 centímetros y dos trayectorias, una ascendente de 20 centímetros, que dislacera fibras de los músculos isquiotibiales y otra externa, de 4 centímetros, que se pierde en el tejido celular subcutáneo. Pronóstico grave.

A ambos se suma un nuevo parte, el de Enrique Ponce: sufrió fractura sin desplazamiento de la octava costilla izquierda.

Print article

Leave a Reply

Please complete required fields