Culturas

La Base: León de Aranoa: «En la película te puedes reír con escenas que durante la semana padeces en el trabajo»

• Bookmarks: 69


El director, gran triunfador de los premios Goya con ‘El buen patrón’, considera en una entrevista en La Base achaca la buena conexión de la película con el público a esa «sensación catárquica que tiene hablar de cuestiones que nos tocan de cerca a todos, en este caso las malas condiciones de trabajo».

Fernando León de Aranoa es el cineasta del momento. Su película, El buen patrón, se convirtió en la gran triunfadora en la gala de los premios Goya del pasado sábado llevándose seis galardones, incluidos el de mejor actor protagonista, mejor dirección y mejor película.

Con una mezcla de cansancio y alegría, el director madrileño ha sido entrevistado por Anita Fuentes en el podcast La Base, donde ha repasado lo que sintió al recibir tanto apoyo por parte de la Academia del Cine el sábado en València como la gran acogida que su película ha tenido desde que se presentó entre crítica y público.

Una conexión con los espectadores que León de Aranoa achaca a esa «sensación catárquica que tiene hablar en una película de cuestiones que nos tocan de cerca a todos, en esta ocasión, sobre el trabajo y las malas condiciones del empleo». La película producida por Mediapro hace, según él, que «te puedas reír con escenas que durante la semana las padeces y las sufres en el trabajo. Es una manera de ver lo que te pasa de lunes a viernes en el trabajo desde otro ángulo y el humor tiene buena parte de culpa».

León de Aranoa siempre ha resaltado de El buen patrón la mezcla entre las situaciones dramáticas que aborda con los elementos humorísticos: «Se trataba de hacer una comedia con elementos clásicos del drama. Al escribir el guion, comenzó a surgir de una manera natural, estaba en el ADN de la historia. Hay algo en el protagonista de la película, en Julio Blanco, que me parece terrible pero a la vez divertido. Por eso la película solo podía ser terrible y divertida a la vez».

Las relaciones de abuso de poder

Como ocurrió ya con Los lunes al sol, el director vuelve a abordar desde la crítica social una historia con las relaciones laborales como nexo conductor. En este caso, el protagonista al que da vida Javier Bardem es el dueño de una empresa de básculas. Un patrón «cuya relación con todos sus trabajadores habla del poder y del abuso del poder. Y en este caso, el personaje del patrón ejerce el poder de forma distinta con cada uno de sus trabajadores».

«El personaje de Liliana supone un cambio de paradigma en la película con respecto a lo que solía hacer el patrón con otras trabajadoras»

Una de esas relaciones es, sin entrar a desvelar nada del argumento, con una nueva becaria llamada Liliana, al que León de Aranoa da una importancia capital en el filme. «El personaje de Liliana supone un cambio de paradigma en la película con respecto a lo que solía hacer el patrón con otras trabajadoras. Ella tiene su propio plan y es la que pone las reglas«, argumenta.

Otra relación que marca el devenir de la historia de El buen patrón es la que mantienen el dueño de la empresa con un trabajador que ha sido despedido y acampa a las puertas de la misma en señal de protesta. Un derecho legítimo de todo ciudadano y que se ve siempre en peligro por los intentos por parte de los poderes fácticos de acallar cualquier intento de rebeldía. «El sistema tiene esa capacidad de desactivar la rebeldía o la protesta por la vía de incorporarla», sostiene León de Aranoa.

La protesta social

«Las redes sociales muchas veces desactivan formas de protesta social»

Incluso, el director observa en las redes sociales una herramienta de anulación de la protesta: «Las redes sociales muchas veces desactivan formas de protesta social. Parece que aportan lo contrario, tú te puedes expresar libremente en ellas, pero al final todo sucede dentro del terreno de lo virtual y todo eso tiene difícil traslado a la realidad. Tiene mucho de desfogue pero luego tiene muy poco impacto en lo real. Mi temor es que la protesta en las redes sociales termine por ser una forma de desactivar la protesta».

La película también aborda, como sucede muchas veces en la realidad, la influencia de ese patrón en los medios de comunicación o en políticos. «El hecho de hacer a Julio Blanco un pequeño cacique local me permitía crear un microcosmos que representara un microcosmos mayor», afirma León de Aranoa, que considera que eso nos permite que nos podamos reír con situaciones que son historias cercanas a lo que tenemos y que son tremendas».

69 recommended
comments icon0 comments
0 notes
116 views
bookmark icon

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *