Salud

La pandemia de la covid-19 obliga a parar el sueño del doctor Pedro Cavadas

• Bookmarks: 3


El afamado cirujano Pedro Cavadas ha tenido que paralizar su sueño altruista en África a cauda de la pandemia de la covid-19. La expansión del virus ha obligado

El afamado cirujano Pedro Cavadas ha tenido que paralizar su sueño altruista en África a cauda de la pandemia de la covid-19. La expansión del virus ha obligado a Cavadas a suspender su programa de intervenciones en Tanzania y el Chad, los dos países en los que la Fundación Pedro Cavadas atendía hasta que llegó la pandemia a personas enfermas sin recursos.

Según publica la edición valenciana del diario ABC, Cavadas sanaba a pacientes sin recursos de todo tipo de dolencias, desde secuelas de traumatismos o fracturas o quemaduras, hasta tumores, malformaciones o cirugías ginecológicas y de tiroides.

El ‘doctor milagro’ comenzó en Kenia a principios del presente siglo su labor humanitaria, costeada con sus propios ingresos y sin apenas ayudas externas. El objetivo: «proporcionar cirugía reconstructiva moderna a pacientes desfavorecidos». En el año 2013 se trasladó a Tanzania, que hoy es uno de los epicentros del negacionismo de la covid-19 en el mundo.

Recientemente, como Cavadas no puede desplazarse a estos países en los que la pandemia no da tregua, los pacientes acuden a él. Es el caso Reginaldo Carlos Mguema, un guineano con albinismo de 30 años al que Cavadas ha operado de múltiples cánceres de piel y que se arriesgó a venir a España sin cita previa en busca de la ayuda del doctor.

Mguema cuenta que cuando subió al avión rumbo a España, recuperó «la esperanza» que pensó había perdido, una vez que le dijeron en su país que no podían operarle. Este paciente, que estudiaba Pedagogía en su país, donde el albinismo es «un problema muy serio que equivale a desarrollar cánceres de piel» y a quien ahora se le ha «regalado una vida», habría muerto «miserablemente en menos de un año» si no hubiera sido intervenido, según remarcó en marzo Cavadas en rueda de prensa.

Tras exponer su caso a la Fundación Cavadas y a la embajada de España en su país, donde solicitó el visado, gestionó él mismo el vuelo y se arriesgó a venir hasta Valencia sin una cita previa con los médicos. Semanas después, fue sometido a la primera de tres operaciones.

«Como ahora todas las noticias son una tontería detrás de otra, unos juegos florales, con política y cosas no relevantes aunque llamativas, es gratificante traer una noticia de algo honesto que hemos hecho entre todos y que ha permitido regalar una vida nueva a Reginaldo, que espero que sea bastante más larga que la que iba a tener», añadió Cavadas.

3 recommended
comments icon0 comments
0 notes
17 views
bookmark icon

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *