Espana

El primer gran temporal del invierno deja pérdidas millonarias en el rural

• Bookmarks: 5


Varias torretas de media tensión derribadas en el monte comunal de Queizán, Lugo – EFE
Galicia

Ganaderos lucenses denuncian gastos extraordinarios por la adquisición de grupos electrógenos de emergencia

Aunque con algunas excepciones localizadas, los gallegos volvieron a ver la luz ayer después de cinco penosas jornadas marcadas por una crisis eléctrica que sigue dando de qué hablar. Unión Fenosa confirmó a primera hora de este martes que la mayoría de las averías provocadas por el temporal de la pasada semana estaban zanjadas y que solo continuaban sin suministro un puñado de vecinos de parroquias rurales de Touro, Vedra, Monforte o A Estrada. A modo de refuerzo, la compañía apuntó que mantendrá retenes desplegados por la Comunidad para atender problemas puntuales y puso a disposición de los afectados una línea telefónica directa (900 111 035) para gestionar las quejas.

Concellos con miles de vecinos damnificados como el de Oroso o el de Ames y numerosas asociaciones han anunciado ya que reclamarán a la distribuidora por los daños ocasionados. También muchos propietarios de explotaciones lácteas que denuncian «pérdidas millonarias» generadas por los problemas en la refrigeración de la leche y en el ordeño. Es el caso de la Federación de Asociaciones de Vecinos de la provincia de Lugo, cuyos representantes lamentaron que «el servicio de mantenimiento y atención en caso de averías es denigrante» y pusieron sobre la mesa, además de los estragos en su producción, «gastos extraordinarios para adquirir grupos electrógenos de emergencia».

Pendientes del expediente informativo que el Gobierno gallego ha abierto para evaluar la gestión de la crisis eléctrica, desde Fenosa defienden su protocolo y argumentan que los temporales Jurgen, Kurt y Leiv que Galicia encadenó se convirtieron «en el episodio más destructivo de los últimos años». «El impacto de los temporales ha sido extraordinariamente severo y ha abarcado prácticamente a toda Galicia, con vientos que superaron, en algunos puntos, los 180 kilómetros por hora», trasladaron fuentes de la eléctrica a ABC. Insisten, además, en que «Galicia cuenta con una red de distribución eléctrica de más de 60.000 kilómetros en media y baja tensión y casi 2.400 de red de alta tensión. Son líneas muy largas y muy ramificadas, necesarias para dar suministro a todas las casas del rural. A esto se añade la difícil orografía y la importante superficie arbórea, con multitud de eucaliptos de desmesurado crecimiento que, con fuertes vientos, tienden a caer sobre el tendido eléctrico», ejemplifican.

Acerca del número de usuarios que sufrieron cortes de luz, la compañía explica que el temporal dejó un reguero de más de 900 incidencias diseminadas por toda la Comunidad, con un pico de 180.000 clientes afectados de manera simultánea. Al hablar de clientes, sin embargo, Fenosa se refiere a «puntos de suministro» por lo que el número total de afectados podría ser sensiblemente superior. Sea como fuere, la magnitud de la cifra trasladó ayer el debate al Parlamento gallego, donde los votos en contra del PP impidieron que prosperara una petición de toda la oposición para que el presidente de la Xunta rindiese cuentas por la gestión del temporal, informa Mario Nespereira.

Soutomaior, cerrado

A pie de calle, quienes sí empezaron a hacer balance de los daños fueron los responsables de ayuntamientos como el de Cedeira o el de Meis. El primero de ellos estima en unos 20.000 euros las pérdidas aparejadas al tren de borrascas, entre las que se cuentan «árboles caídos sobre las calzadas, marquesinas rotas, desprendimiento de muros y estragos de distinta consideración en el escolar de Esteiro». En el caso de Meis, el alcalde ha dado un paso más al solicitar la declaración de zona catastrófica para su municipio. En su haber, más de una treintena de viviendas dañadas, galpones, maquinaría agrícola y tejados volados, cultivos arrasados e invernaderos inutilizados.

Las rachas de viento que la Comunidad gallega soportó durante tres jornadas consecutivas también dejaron huella en espacios emblemáticos como el castillo de Soutomaior o el de Sobroso. El primero de ellos permanecerá cerrado sine die hasta que la nómina de destrozos quede subsanada. Por lo de pronto, los técnicos provinciales detectaron afectaciones en el mobiliario y en la estructura de la finca que rodea el castillo. El viento provocó en ella la caída de numerosos árboles, algunos centenarios, que destrozaron parte del muro y del viñedo y que dejaron «intransitables» tanto el recinto como las rutas de senderismo. Además, la corriente eléctrica se vio interrumpida en todas las instalaciones y se produjeron cuantiosos daños en la carpa que emplea la posada, en el invernadero del complejo, en la carretera que da acceso a la capilla y en el bosque que rodea el castillo, relatan en un primer informe.

Al margen de los cuantiosos daños materiales registrados de norte a sur de la Comunidad, el subdelegado del Gobierno en Lugo se refirió ayer a los dos fallecimientos del pasado fin de semana achacados al mal tiempo. Unas muertes que, quiso aclarar, «no se pueden relacionar directamente con el temporal» y que se debieron a un trágico resbalón mientras un vecino de Muras apartaba un árbol de la calzada y a un fallecimiento motivado por un edema pulmonar. En este caso la ambulancia no pudo llegar a tiempo por mal estado de las carreteras, señaló el subdelegado.

5 recommended
comments icon0 comments
0 notes
35 views
bookmark icon

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *