Victoria nacional del macrismo en las primarias de Argentina

Publicado 14/08/2017 in Internacional

Victoria nacional del macrismo en las primarias de Argentina
El presidente argentino, Mauricio Macri (i), besa la mano de la vicepresidenta de Argentina, Gabriela Michetti – EFE
Internacional

«Qué día lindo en la historia de nuestro país, un día muy importante. Tengo mucha emoción», dijo Macri

Argentina quiere seguir con el cambio que propuso hace dos años Mauricio Macri. Las primarias confirmaron que, pese a los ajustes y la inflación, los argentinos no quieren dar un paso atrás ni sueñan con el regreso de Cristina Fernández (Unidad Ciudadana). La ex presidenta, pese a quedar en segunda posición en la provincia de Buenos Aires (por menos de un punto), sufrió una derrota difícil de digerir. Estebán Bullrich (Cambiemos), un candidato anodino y puesto a dedo por Mauricio Macri, le arrebató la victoria en el territorio que concentra el 37 por ciento del padrón. En discusión el porcentaje, lo cierto es que sacó más votos que ella. Contabilizado el 95,22 % de las mesas en la provincia de Buenos Aires -que concentra el 37 % de los votos de todo el país-, en la categoría senadores Cambiemos obtenía el 34,21 % de los votos y Unidad Ciudadana, liderada por Cristina Fernández, el 34,10 %.

El objetivo de «Cristina» de presentarse, con un triunfo en la mano, como la esperanza del pueblo quedó trunco y sus posibilidades de unificar el peronismo y aspirar a una reelección presidencial en el 2019 en un horizonte, hoy por hoy, lejano. El rostro amargo de una derrota -aunque fuera por menos de cien mil votos- que no anticiparon las encuestas contrastaba con la cara feliz del presidente del Gobierno, María Eugenia Vidal (gobernadora de Buenos Aires) y Elisa Carrió, la diputada y aliada en Cambiemos que arrasó en la ciudad de Buenos Aires. El oficialismo está en deuda con estas dos mujeres, artífices en buena medida del resultado nacional que, en teoría, debería repetirse en las elecciones del 22 de octubre. Será entonces cuando se renueve la mitad de los escaños del Congreso y un tercio de los del Senado.

Macri celebró los resultados pero no olvidó las estrecheces y sacrificios que padecen los argentinos. «Sé que el cambio a todos nos les llegó y sé que estos meses han sido difíciles -reconoció-, pero que todos sepan, los que nos votaron y los que no nos votaron, que en cada decisión siempre pensé en ustedes». El presidente se refirió a las subidas de los servicios públicos que llevaban, prácticamente congeladas, desde el 2002 y lo justificó, «porque el riesgo es habernos quedado sin luz, sin gas y sin transporte y ahí sí que no íbamos a tener futuro».

Cambiemos se impuso en la mayoría de las provincias de Argentina y en las más importantes. En Córdoba y Santa Fe lo hizo desplazando al peronismo histórico y al socialismo. Lo mismo sucedió en otras menores pero emblemáticas como Chaco y Santa Cruz, donde el kirchnerismo gobernó los último 25 años y donde Cristina Fernández debía haber votado ayer. Por temor a un escrache, por desprecio o por cualquier otra razón, la ex presidenta prefirió quedarse en la capital argentina. Pasada la una de la madrugada, mientras el margen de diferencia entre la viuda de Néstor Kirchner y Estebán Bullrich se estrechaba, los seguidores de la ex presidenta seguían esperando una palabra suya.

Print article

Leave a Reply

Please complete required fields