James Franco y Gary Oldman, los «hipócritas» defensores del movimiento Times’Up

Publicado 12/01/2018 in Estilo, Gente

James Franco y Gary Oldman, los «hipócritas» defensores del movimiento Times’Up
James Franco, con su premio y su pin de Times’Up – GTRES

Los actores acudieron a la gala de los Globos de Oro de riguroso negro y con insignias, y las redes sociales no tardaron en recordar sus propios episodios de abuso a mujeres

Cumplieron con la etiqueta exigida: vestuario negro y pin del movimiento Times’Up, creado por las actrices de Hollywood para denunciar la desigualdad y ayudar a víctimas de violencia machista. Sin embargo, James Franco y Gary Oldman fueron, junto con Blanca Blanco, los más criticados de los Globos de Oro.

Ambos se llevaron el premio al que estaban nominados, y tantos aplausos como críticas en las redes sociales, la más suave «hipócritas». No ha gustado que Franco y Oldman se sumen al terremoto feminista que sacude Hollywood desde que saliera a la luz el caso Weinstein. Y no ha gustado porque ambos actores cuentan en su pasado con episodios de violencia machista.

De hecho, Franco está siguiendo inevitablemente el camino del productor y el actor Kevin Spacy. Primero fueron tres mujeres las que le acusaron de haber abusado de ellas. Franco no lo negó explícitamente, sino que tildó sus testimonios de «poco precisos».

Apenas dos días después, otras cinco mujeres se han sumado a las denuncias al actor. Se trata de actrices que estudiaron con el galardonado, y que entre otras cosas, le acusan de retirar las protecciones de plástico de sus partes íntimas en el rodaje de una orgía o de obligarles a practicar sexo oral.

El comportamiento de Gary Oldman con el género femenino tampoco es del todo ejemplar. En el año 2001, su exmujer Donya Fiorentino le denunció por maltratarla delante de sus hijos pequeños.

Entonces, el «New York Daily News» se hizo eco de la declaración de su por entonces esposa: «Cuando cogí el teléfono para llamar a la policía, Gary me agarró por el cuello. Me zafé e intenté llamar al 911, pero Gary me quitó el teléfono y me pegó en la cara con él tres o cuatro veces mientras nuestros hijos lloraban».

Tras la denuncia de su esposa, Oldman negó las acusaciones asegurando que estaban «llenas de mentiras y medias verdades».

Print article

Leave a Reply

Please complete required fields