El chef Sergi Arola, hundido y en la ruina

Publicado 15/01/2018 in Estilo, Gente

El chef Sergi Arola, hundido y en la ruina
Sergi Arola – «Corazón TVE» / Vea en el vídeo el declive de Sergi Arola

Según asegura esta semana la revista «Corazón TVE», el reputado chef acudió hace escasos días de una manera irreconocible a la unidad de urgencias por un ataque de ansiedad

Según adelanta esta semana la revista «Corazón TVE», el chef Sergi Arola está pasando por uno de sus peores momentos personales y profesionales. Recordemos que, desde que se divorció de la que fuese su mujer y socia, Sara Fort, hace seis años y con la que tuvo dos hijas en común durante su matrimonio, su éxito ha caído en picado. En un primer momento, y a pesar su separación, la pareja decidió seguir trabajando juntos manteniendo algunos de los restaurantes que les habían lanzado a lo más alto. Sin embargo, estos planes de futuro en común no duraron demasiado y en septiembre de 2016 daban por finalizada una relación profesional con la que «cosecharon». Desde ese momento la vida del chef se hundió por completo.

Hoy, Arola sigue investigado por. Sus problemas con el Fisco comenzaron con su éxito profesional, hasta que en el año 2013, Hacienda cerró su bodega, la coctelería y el restaurante «Sergi Arola Gastro», que el cocinero dirigía en la calle Zurbano de Madrid. Todo ello para saldar una deuda de 148.000 euros con la Agencia Tributaria y de 160.000 con la Seguridad Social. Ahí comenzó su declive que se extendió hasta el año 2016, cuando cerró su restaurante más famoso en Madrid, que contaba con dos estrellas Michelín y tres soles en la guía Repsol.

Según asegura la revista, el reputado chef «acudió hace escasos días de una manera irreconocible a la unidad de urgencias por un ataque de ansiedad», se puede leer junto a unas imágenes en exclusiva en las que Sergi Arola, uno de los pioneros y más importantes cocineros de la cocina de vanguardia en España, aparece completamente desaliñado, con ropa muy ‘sport’, el pelo largo, suelto.

La publicación asegura que al chef, que llegó a ostentar hasta dos estrellas Michelín, ya no le queda ninguna propiedad. «En España va de piso en piso, de amigo en amigo. No tiene ni para pagarse un buen menú», afirman sus conocidos.

Print article

Leave a Reply

Please complete required fields